Solo en Casa con “Macaulay Cocker”

JMArtesano

Saludos perrunos!!

Hoy vamos a dedicar este post a Rantamplan que nos dejó un comentario con una duda en la sección Quienes somos.

Rantamplan  y su pareja pasan mucho tiempo fuera de casa por trabajo, al igual que nos pasa a muchos, y desearían tener perro. Su pregunta directa era ¿sufre el perro por estar sólo? Pues bien, te voy a dar una alegría, no sufren! ahora eso sí, no sufren si hacemos las cosas bien.

Sé que ahora mismo lo que se nos pasa por la cabeza es ¡pobrecillo! pero ese es un error que cometemos siempre con los perros, la tendencia a atribuirles estados, sentimientos, acciones, etc… que sólo tenemos nosotros, los tratamos como si fueran humanos y no lo son. Los perros tienen otra forma de pensar, otro tipo de inteligencia, otra psicología. ¿Cuántas veces habéis escuchado frases como “he llegado a casa y sabe que lo ha hecho mal”, “tiene remordimiento”, “se está vengando”…? Pues bien, nada de esto es cierto, el perro no es capaz de realizar esos pensamientos . Curiosamente quien hace las cosas mal solemos ser nosotros.

Mirad, imaginaos un perro que está en una parcela de 10.000 metros cuadrados, en el campo, con sus arbolitos, con su dispensador automático de agua y comida pero que está siempre solo y ahora imaginaos que el futuro perrete de Rantamplan vive en un piso pequeño y está bastante tiempo solo pero unas horas al día su amo trabaja con él disciplina, entrenamiento… Cuando digo unas horas no me refiero a sacarle un rato largo al parque a tirarle la pelota. Me refiero por ejemplo a darle un paseo largo, luego juego, después una clase de obediencia, otro poco de juego y un paseito de vuelta a casa para pasar juntos lo que queda de día. Os podrá sonar exagerado pero a mi me suena más exagerado todavía que esté el perro 10h solo en casa. Piensa que tú tienes a tus amigos, tu pareja, tu trabajo…mucha gente con la que hacer tu vida y tus cosas pero él sólo te tiene a tí. Haciendo todo esto ¿cuál de los dos pensáis que es más feliz? Pues sí, el de Rantamplan ¿sorpresa?. El de Rantamplan será un perro emocionalmente equilibrado y por lo tanto feliz. El perro es un animal que se adapta, de hecho él se debe adaptar a nosotros y no nosotros a él. Lo que tenemos que tener claro es si podemos y queremos ser un buen líder de la manada, si es así, adelante!

Os recuerdo que esto os lo comento para el típico caso de personas que están 10h fuera de casa y le encantan los perros. Evidentemente que el animal esté 10h sólo no es lo ideal pero si ya tienes perro y es tu caso ya sabes lo que tienes que hacer. Si de verdad te encantan y tu tiempo libre se lo vas a dedicar a ellos perfecto. Si crees que no va a ser así, que suele ser lo normal, a lo mejor te deberías replantear tener perro. Hay que ser sinceros con uno mismo. No son un peluche, es un ser vivo.

Con el tiempo esperamos en distintos post daros la información necesaria para que seáis buenos líderes y por lo tanto que vuestros perretes sean felices.

Bien, no todo iba a ser tan bonito…no se puede tratar este tema sin hablar de la ANSIEDAD POR SEPARACIÓN.

La ansiedad por separación es el segundo problema más frecuente en el perro. Se dice que afecta a un 15% de los perretes. Es la reacción que sufre el perro al verse separado de uno o más de sus dueños.

Las tres reacciones más comunes por ansiedad por separación son:

  • Conductas destructivas: básicamente el perro se pone una cinta en la cabeza a lo Rambo y arrasa con la casa.
  • Vocalizaciones excesivas: ladridos, aullidos y lloros continuados.
  • Defecación y micción inadecuadas.

(Si… he sido yo, qué pasa! algún problema?)

Estas reacciones se pueden dar juntas o separadas. Es menos común pero algunos perretes pueden presentar vómitos, anorexia (pérdida del apetito) y diarreas.

Es importante saber que estas manifestaciones para que sean ansiedad por separación los síntomas han de presentarse sólo durante la ausenacia del dueño. La causa principal suele venir cuando el perrete tiene excesiva dependencia (hiper-apego) hacia uno o varios miembros de la familia.

Por suerte este problema suele tener solución si se es constante y se realiza de forma correcta el tratamiento. Se trata de intentar romper ese hiper-apego que tiene el perro hacia el dueño. Para ello hay unos consejillos para conseguir que el perro vea normal tu salida de casa:

  • Al salir de casa no tenemos que hacer caso al perro. Un error que solemos cometer es el de acariciar e intentar tranquilizar al perro diciéndole “tranquilo que luego vuelvo”, con ello conseguimos el efecto contrario. Lo que hay que hacer es ignorarle (20 o 30 min antes de salir) y no convertir en un drama tu marcha. Te vas por la puerta de casa como si te metes al baño. Si tú no te preocupas por la acción de irte el perro aprenderá a no preocuparse.
  • Cuando vuelves a casa tres cuartos de lo mismo. Al principio le ignoramos y evitamos saludos efusivos, lo apartamos, y sólo cuando esté calmado le haremos caso. Le llamamos, le decimos que se siente y le saludamos “guapo!! qué tal la tarde? mi jefe es imbécil”, por ejemplo.
  • Cuando estamos en casa le tenemos que prestar atención cuando nosotros queramos y no cuando quiera él y siempre si se encuentra tranquilo. Si el perro demanda atención de forma activa le tenemos que ignorar.

(No sé si me he dejado algo…)

Es importante que todas estas medidas no os las toméis como un sistema de castigo, sino como una vía para que el perro sea más independiente.

Estaría bien facilitarle al perrete un lugar exclusivo para él y donde se sienta seguro. Por ejemplo un transportín, que la gente lo suele asociar a algo malo, es un buen sitio. Pensad que el perro es un animal de madriguera, ahí se ve seguro, protegido. Un sitio donde pueda dormir y que nadie le moleste. Y que no se te olviden sus juguetes! hay uno muy bueno que se puede rellenar de comida y se tira las horas muertas mordiéndolo intentándo sacarla. Es conocido como Kong.

Si no nos hacemos con el problema pues tendréis que llamar a un especialista en comportamiento que trabajará en la modificación de conducta y posiblemente si es necesario hará usos farmacológicos. En las primeras fases del tratamiento suele ser muy útil ayudar al perro con ansiolíticos (esto es cosa de especialistas!).

Mi último consejo para Rantamplan es que si cogen un perrete, con su problema de estar tanto tiempo fuera, es que adquieran un cachorro porque si se diese el caso de ansiedad por separación no es lo mismo que se coma la casa un cachorrín que un perro adulto…

Bueno nos despedimos, esperamos Rantamplan que te haya valido de algo!

Saludos GUAU!!

Anuncios

Una respuesta a “Solo en Casa con “Macaulay Cocker”

  1. Muchas gracias!

    La verdad es que me llevo una alegría de saber que el perro no sufre de la manera que yo había supuesto. La explicación que me has dado me anima todavía más a adoptar un perro, así que si finalmente damos el paso, os informaré de ello.

    La verdad es que da gusto lo bien que lo has explicado.

    Seguid así que es una maravilla de blog!

    Rantamplan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s